¡A tomar vinos de Córdoba!

¡A tomar vinos de Córdoba!

Desde Colonia Caroya, Traslasierra y Calamuchita, estas son las mejores novedades cordobesas.
En varias notas previas he hablado sobre la interesante historia de los vinos cordobeses, por eso hoy me gustaría contarles más sobre su actualidad y futuro.

Córdoba se está moviendo bastante en materia vitivinícola. No sólo en la tradicional región de Colonia Caroya -donde sus elaboradores artesanales están obteniendo vinos cada vez más singulares y atractivos-, sino también en los fértiles valles de Traslasierra, Calamuchita e incluso en el Noroeste, con varios proyectos activos, más otro tanto en ejecución que se irán sumando en los próximos años.

Detrás de toda esta movida hay personas emprendedoras y apasionadas, que dedican su esfuerzo y sus desvelos para que nuestra provincia elabore cada vez mejores vinos. Me gustaría señalar en esta nota el trabajo silencioso de Daniela Mansilla(agrónoma) y Gabriel Campana (enólogo), quienes viajan incansablemente por toda la provincia asistiendo a varios emprendimientos productivos. También destacar la inquebrantable voluntad de los pequeños viticultores locales, como Nicolás Jascalevich (Traslasierra), Jorge Silvestri, Sergio Lóndero, Miguel Patat, Esteban Papalini y los hermanos Schiavoni(Colonia Caroya), además de los encantadores Beatriz y Héctor Jairala (Ischilín). Una línea aparte para subrayar la tarea deSantiago Lauret (“decano” de los enólogos locales) y Alberto Nanini, quienes llevan toda su vida unida a la producción de vinos en Córdoba.

Noble de San Javier Reserva Malbec 2013 ($150)

A mi leal saber y entender, el mejor vino tinto que se elabora hoy en la provincia. Un Malbec de Traslasierra de partida muy limitada, que va por su cuarta cosecha comercial manteniendo una calidad absolutamente consistente. Ofrece complejidad, elegancia y delicadeza, convirtiéndose en un producto muy disfrutable aún para aquellos que no beben tintos con frecuencia. Cautiva con una nariz plena de recuerdos a frutas rojas en sazón, especias y dejos herbales, además de sutiles aportes del roble (vainilla, cedro). En la boca es sabroso, de cuerpo medio y paso jugoso; repite impresiones frutadas, con fresca acidez, taninos amables y larga persistencia. Creo que está en un momento óptimo para ser disfrutado, pero puede guardarse sin inconvenientes un par de años para ver su evolución. Este vino ya puede encontrarse en algunas vinotecas locales; pero si tienen tiempo les sugiero llegarse un fin de semana hasta la bodega en San Javier, se van a sorprender. ¡Excelente tinto cordobés, para poner muy arriba a la vitivinicultura local!

….

 

Por Roberto Colmenarejo en Circuito Gastronómico
Sommelier y Docente
robertocolmenarejo@hotmail.com

One Response

  1. Hernán dice:

    Hola buenas al propetario de esta página y el responsable de este vino tan delicado y especial la verdad es muy rico de lo mejor que probe hasta el día de hoy. Y me interesa muchísimo saber como conseguir de sus vinos porque no consigo por ningún lado. Soy De Buenos Aires capital ojalá puedan enviar mail por informes del vino saludos cordales para el receptor del mensaje.
    Hernán.